domingo, 21 de octubre de 2007


34 veranos y un invierno



Creo que lo que mas me ha costado acá es acostumbrarme a los días, a cambiar las temperaturas de los meses del año y a la estructura escolar.

Vamos de a uno, la semana comienza el domingo y termina el jueves.

El viernes es de oración, es el día en que van a la mezquita, en lo práctico esta casi todo cerrado y es algo así como nuestro domingo chileno y dan unas ganas locas de comer empanadas.
El sábado es el último día del fin de semana pero es casi un día normal, vas de compras, la gente sale y no tiene mucha diferencia a como se vive este día en Chile.
El domingo que es el primer día hábil, pero funciona a media maquina, los niños van al colegio, los bancos están abiertos y es relativamente normal, solo que si quieres ir a un lugar donde la gente es cristiana, lo encontraras cerrado.

Siempre siento que el fin de semana es mas largo, es como si tuviéramos 2 días y medio de fin de semana, lo cual no esta nada de mal.

El sistema de año escolar es igual al europeo, parte el año a fines de agosto y termina en junio (verano por estos lados), acá es donde mas sufro, ya que siempre hablo del año pasado, asociando al termino del colegio y aun estamos en el 2007.

Ni hablar con las estaciones, que son el opuesto perfecto de las chilenas y al parecer yo tengo grabado en mis genes la forma de asociar cada mes a temperaturas, actividades y eventos, es así como no me doy cuenta que viene la navidad, ya que el año escolar esta en la mitad y más encima hace frió.

En octubre saco la ropa de invierno y guardo todo lo que normalmente habría usado en esa fecha, en febrero llega mi cumpleaños y yo ni me entero, porque jamás había celebrado en invierno, ahora tengo 34 veranos y un invierno.

El estar acá hace que seamos entre 5 y 7 hrs. mas viejos que en Chile, dependiendo del horario de verano o invierno, ¿donde están esas preciadas horitas?

De verdad y es una constante, yo vivo perdida, vivo a destiempo, siempre creo que es un día distinto de la semana y ni hablar con los meses, mi gran solución, hasta ahora, fue que colgué un gran calendario en la cocina y me he vuelto completamente dependiente de el.

5 comentarios:

zaxaro dijo...

Ya estoy tratando de adaptarme nuevamente a esos dias increibles y a esos horarios interminables de Cairo, ojala el jet lack no me supere nuevamente, voy con toda la disposicion de dormir a una hora decente y levantarme de igual manera.
Nadie excepto yo que amo el calor del verano, puede llevar 3 inviernos en el cuerpo de puro lesa que soy, es algo que no tenia contemplado, pero asi no mas es la cosa dijo Juana Rosa, aca arrancando del verano y deseando llegar a ver a las niñitas, he visto los videos de ellas una y mil veces y creo que morire al llegar y comprobar lo grandes que estan.
Ya pesé las maletas y estamos en el limite,,,,falta la nada,,,ALATUL!!!!

Anónimo dijo...

Mucho exito en tu viaje señorita "Z", espero que todo resulte bien...sé por lo que me han contado que es un viaje largo y agotador...pero tiene sus recompensas....que el frio invierno que te espera, sea revertido por todo ese calor que se encuentra en tan bello hogar.
Mis más sinceros cariños para tí, en esta segunda patita.

PD:No olvides echar el cd con las fotos de la primera comunión de las niñitas.

Besos.
Señor "R"

Anónimo dijo...

Tambien le deseo mucha suerte a "Z" en su viaje, creo que estoy entendiendo un poco mas.
En relacion al tema me imagino que a todos los de america de sur nos pasaria algo similiar.
El cambio que Ud. hizo fue radical y eso implica tambien cambio en los habitos, los tiempos y horarios, solo una vez disfrute de una navidad con nieve y no fue en mi pais, pero fue una gran experiencia.
"LP"

Nefert-Ivi® dijo...

Ave Z, los que seguimos aquí te saludan... (es que no me sé nada en griego) :-)

Yo tampoco me he adaptado a los días de la semana, sigo claculando y planificando todo como la semana española. Y claro, siempre es un lío... En cambio, acostumbrada a los inviernos fríos y veranos no siempre cálidos, siento que sólo hay dos estaciones: frío que te cagas (perdón) y calor que te idem (ejem). Con un par de semanitas intermedias que te avisan de que vayas cambiando las cosas en el armario...
Lo de la edad no lo noto. Cuando cumplo, cumplo y ya. Como soy inmadura, no me afecta más allá de que me desbordo mis propias dimensiones y no por los años, sino por la pereza asociada al ir acomodándote y tenerlo ccasi todo en casa y casi nada fuera... En fin...

Anónimo dijo...

no solo el tema es el cambio de estacion...cuando uno piensa en egipto piensa en calor y mucho...la verdad es que no he pasado en mi vida tanto frio como en el invierno egipcio, es increible, se pone el sol y la temperatura baja muy rapido y en cosa de minutos estas absolutamente helado...no queda mas que acostarse y esperar el otro dia...en invierno la puesta del sol es como a las 4 y media...lo otro que cuesta acostumbrarse es a la ubicacon geografica, como recuerdo esa preciosa Cordillera de Los Andes en nuestro Este...aca todo es plano asi que saber donde cresta queda el norte o el sur es imposible, al menos para mi, dificil...

Mr. "A"

Senorita Z, please protectores de pantalla, ene vino chileno del gueno y chocolates...ya?