martes, 23 de octubre de 2007


The Egyptian way


Lo egipcios tienen su manera de hacer las cosas, no es una crítica, no quiero decir que sea mala, pero es su forma y cuesta acostumbrarse a ella.

Manejan los autos como si jugaran play satation o para los mas antiguos Atari.
No existen las reglas, la constate es la bocina y la ley del mas fuerte o del auto mas grande.

Cuando quieres arreglar algo en la casa debes saber que nada queda bien hecho a la primera, siempre deberás llamar a dos o tres personas para que reparen lo que hizo el primero o el segundo y una vez que esta listo ya tienes otra falla y empieza el circulo de nuevo.

Acá la palabra “mantención” no existe, las cosas se solo se reparan, el ejemplo mas claro de ello son los ascensores, aun no veo uno decente en todo Cairo, todos dan pena.

La primera vez que quedamos atrapadas en el de nuestro edificio fue caótico, las niñitas lloraban y yo no sabia a quien llamar por teléfono, ya que “A” trabaja a 200 Km. de la casa, después de 20 largos minutos dentro del hoyo oscuro nos abrieron la puerta y saltamos literalmente del ascensor, en ese minuto llego mi llanto, esto fue al tercer mes de estar viviendo acá, después de eso hemos quedado dentro de la caja que nos transporta por estos 10 pisos una infinidad de veces, ya es chistoso y solo lo tomamos como una perdida de tiempo, la gran solución a esto es que envían unos “técnicos” que aprietan dos tornillos y ya.

El problema mayor viene cuando definitivamente no hay ascensor, eso me paso hoy y por cuarta vez esta semana, pero fue justo para bajar a tomar el bus del colegio. Después de una espera prudente y ver que la maquinita no llegaba, tuve que cargar las 3 maletas, porque no son mochilas, que mis hijas arrastran para sus clases y bajar los 10 pisos corriendo para no perder el transporte. Ni les digo el dolor de hombros y pantorrillas.

La propina es ley, todos la quieren, aunque no la merezcan, incluso los dependientes de las tiendas muchas veces te piden propina si te atendieron como corresponde. Si vas al mercado de las telas, hasta el que la corto y la puso en bolsa te pedirá su “comisión”.

La coima es cosa de cada día y con todos. Si quieres algún documento rápido, debes pagar, si quieres estacionarte por 5 minutos en una calle debes darle “propina” al policía que te cuidara el auto.

Me pueden creer que jamás he ido a extranjería a renovar mi visa, pues así tal cual, va otra persona por mi, se lleva los pasaportes de la familia y regresa después de un par de horas con todos nuestros papeles al día, esto, por supuesto tiene un costo que se llama “coima”.

Las filas o los turnos no existen, puedes estar con tu carro en el supermercado y sin preguntar siquiera alguien se pone delante de ti y ya.
Ni hablar en los juegos de entretención de niños, nadie tiene paciencia para esperar y saltan las rejas o se ponen descaradamente delante de ti.

A veces creo que en los colegios de Egipto deberían dar clases de educación cívica.

A mi amiga “M”, recuerden que es egipcia, le pegunte como se decía “disculpe” en árabe y ella abrió sus ojos y me dijo, “para que quieres saber, esa palabra no se usa”, hasta hoy no se como se dice y uso el “sorry”, pero al parecer esta fuera del vocabulario.

A los egipcios les dicen IBM y creo que esto representa 100% su manera de hacer las cosas, Inshaala (si Allah quiere), Bucara (mañana), Munquen (quizás).

Como dije al principio, esto es “The Egyptian way” y te acostumbras o sufrirás cada minuto que vivas aquí, yo opte por tratar de acostumbrarme, pero también tengo mis días de furia.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No son distintos a mis compatriotas, todo se arregla a media tintas siempre las cosas se hacen mañana.
¿Tendremos algo de egipcios los peruanos?.

"LP"

Anónimo dijo...

Hay un dicho que dice: No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy......sin embargo no faltó el que inventó su opuesto.....No hagas hoy lo que puedes hacer mañana, quizas mañana no lo necesites....como pueden apreciar ambos son totalmente válidos y según el cristal con el que se mire su interpretación. El otro día leí uno genial decía "No está el que fía...anda cobrando". En todas partes hay cada loco con su tema. Personalmente tuve la experiencia de trabajar en un proyecto de Ciencia y tecnología con personal del ejército de Chile, y les puedo contar que su puntualidad, exactitud y compromiso fueron 100%, incluso el Mayor, con quien tuvimos una excelente Relación siempre me dijo "Mi palabra vale más que mi firma" y finalmente fue así. Todo en lo que se comprometío lo cumplio, a la hora y en el lugar acordado.....es realmente valorable trabajar así. No hay espacio para improvisaciones, no hay espacio para incumplimientos....rescato de manera especial esa experiencia, porque comprendí que cuando existe un compromiso, no existen excusas.....lo que se acordó se realizaba, a la hora justa en el lugar indicadoni un minuto más ni un minuto menos, ....quizá eso debiera ser lo normal, pero estamos tan acostumbrados a que todo sea tan informal que cuando ocurren este tipo de situaciones te sorprenden.....y las ves como anormal...... Ojalá todos pudieramos dar un poco más de cada uno cuando nos comprometemos....a mi me quedó muy marcada esa frase...."Rodrigo, tranquilo mi palabra vale más que mi firma"
Señor "R"

Nefert-Ivi® dijo...

Yo creo que no quiero aprender árabe para no discutir con ellos... Ahora, cuando me cansasn (que es muy rápido) digo: "english only, sorry". Y sonríen con cara de decirme "¡capulla!, pero se largan. Eso lo hago en casi todas partes y me evito cabreos que no podré solucionar, me ponga como me ponga. No es que no sepan, es que no quieren. En general, el sector servicios lleva a rajatabla el principio de "si el trabajo es salud, que trabajen los enfermos". No pegan palo y les molesta horrores que los hagas salir de su ensoñación constante. Las reclamaciones no existen, en esos casos ni siquiera aceptan el "bakshish" (propina, aunque realmente significa soborno). Notaréis que yo uso palabras diferentes a las de F, pero es porque las aprendí antes de venir a Egipto, del dialecto marroquí.
Hoy tengo días de furia y días egipcios, o sea, paso de todo y de todos. Cada vez mis días son más egipcios, pero no las emociones que me callo, para no armarla y para no sufrir de más.
Quisiera saber cómo han podido mantenerse tantos milenios las pirámides... desde luego, no resistirían si los actuales "ingenieros" las levantaran. Porque aquí todos son doctores, ingenieros o místers...
Y la palabra de voy y voy, me recuerda mi época canaria cuando, dos horas después de la hora acordada y mil llamadas sin respuesta, el de turno, como si tal cosa, te decía: "ya estoy yendo, mi niña"... Sería a su casa, porque a mi oficina no llegaba nunca. Entonces pensaba que era lo peor que había conocido y hoy volvería a Las Palmas a nado, surfeando en cocodrilo del Nilo...
Por cierto, odio que me respondan "inshallah" cuando hago una pregunta y siempre pregunto "y si Allah no quiere, ¿qué harás tú?". Para mí es lo mismo que los gestitos con la manito, sé positivamente que me mandan a la M...
Como veis, hay quien, a pesar de todo, no se adapta, pero tengo máster en tolerancia... jajaja

Moki Mom dijo...

hola, estoy empezando a sospechar que mi marido es egipcio y no mexicano como dicen sus padres, jejeje

Asmahan Medinet dijo...

En cualquier país árabe se comportan así. Todos son empujones y quieren ser los primeros. Según ellos, o lo haces así o no "sobrevives" ¿?. Desde luego, que para llevar el día a día o lo haces así...o no lo cuentas. Si la administración aquí va mal...no me quiero imaginar por allá.