jueves, 4 de octubre de 2007


Las tormentas de arena…

Como ya les dije es mi segundo año y todo tiene segundas veces, con las tormentas de arena no es distinto, ya que casi es un evento programado, si bien no se sabe el día ni la hora, si se sabe muy bien la estación y así como en primavera muchos se llenan de alergias, nosotros por acá nos llenamos de arena del desierto.

Eran las 15:00 hrs. de un día cualquiera de primavera, de nuestro primer año en Cairo, estábamos con las niñitas jugando a los naipes, cuando sin aviso todo se oscureció y tomo un color amarillo anaranjado, sin saber que pasaba no pegamos a ventana y empezamos a mirar, la nana, también nueva en la ciudad, me preguntaba que esto y yo no sabia que responder, parecíamos chupones tratando de ver algo, como si la ventana nos fuera a dar la respuesta o como si efectivamente pudiéramos ver. Cuando salí de la impresión llame a “P” y le pregunte, este fue el dialogo, traten de imaginar mis caras,

Yo: Hola sorry, pero ¿Que pasa?, ¿porque esta todo amarillo?
“P”: (con la calma de tener años de vivir acá) cierra las ventanas, cortinas, apaga el AC y pon una toalla en la rendija de la puerta, esto es un JAMASIN.
Yo: Un queeee!!!????
“P”: una tormenta de arena.

Tarde fueron las recomendaciones o mi llamado, efectivamente la arena ya estaba adentro y la teníamos hasta en el pelo, el espectáculo fue hermoso, a pesar de todo y de los estragos que genera, la temperatura era de 36º y el aire se puso denso, incluso difícil para respirar, era mi primera tormenta de arena y yo estaba dispuesta a disfrutarla.

Las mas grande que he visto hasta ahora, vino el año pasado, cuando llego la época de Jamasin y a diferencia del año anterior, venían varias tormentas, pero eran menores, no molestaban, eran un dejo a tierra en el aire, hasta el día 17 de abril en que yo estaba con “Z” y “J” en el Guecala (mercado de las telas), hacia calor y empezó el viento, los techos de lona del lugar comenzaron a levantarse y a tirar el polvo acumulado, cuando el viento aumento y comenzamos a sentirnos inseguras en el lugar caímos en cuenta que era un Jamasin y de los grandes, salimos muy rápido de ahí, ya que las latas y los fierros que sostenían las lonas empezaban a sonar muy feo, tomamos un taxi con destino a mi casa, pero en cosa de minutos la visibilidad había bajado considerablemente y también empezó una lluvia que después paso a granizos, decidimos cambiar el rumbo he ir a buscar a las niñitas al colegio, al llegar en el colegio se había caído un árbol de la entrada, se habían volado un par de ventas y por supuesto ellas estaban muy asustadas, debieron salir del colegio con mascarillas y lentes, ya que el aire estaba irrespirable. Al llegar a casa nos encontramos que estaba todo lleno de arena, a pesar de las recomendaciones dadas a la nana por teléfono, nos demoramos dos días en limpiar y por semanas sentimos el polvo en la nariz.
Al tener a las niñitas conmigo en la casa volvió mi calma y empezamos a ver con más en detalle lo que pasaba, comenzamos a sentir los ruidos, el como la arena golpeaba las ventanas y ya no quedaba nadie en la calle, eran las 12 del medio dia y teniamos las luces prendidas.
La tormenta duro todo el día y parte de la noche, al siguiente día la ciudad se vestía de amarillo.
Es increíble las sensaciones que provoca la naturaleza, el como quedas a su disposición, nadie la controla y solo nos sometemos a su voluntad.

9 comentarios:

Nefert-Ivi® dijo...

Yo vivo en una zona de El Cairo más cercana al desierto que a la ciudad y me quedé bloqueada: sin transporte, sin visibilidad, sin saber qué pasaba y con un incendio que podía adivinar al otro lado de la carretera. En pocos minutos todo era naranja y denso. Los árboles tocaban el césped con las ramas, la arena entraba por las rendijas de las puertas y las ventanas como las olas del mar llegan a morir a la orilla... Y con la arena llegaron los parásitos y padecí mi primera enfermedad africano-tropical: amebiasis. Me dolió más la inyección que me pusieron para cortar los vómitos y diarrea constante que los cólicos que semejante parásito diminuto provocaba en mi intestino... Y después la tos seca y profunda que me llevó meses curar... Y cuando me dé cuenta, ya será de nuevo Abril... pero esta vez salgo a la calle como Mr. Jackson, yo no pago la novatada más... ;-)

Anónimo dijo...

La foto es real????

zaxaro dijo...

La foto es real, asi como la arena, la incertidumbre,la poca visibilidad y el sentirse absolutamente vulnerable a la fuerza de la naturaleza como dice "F".
Asi tambien es lo bello que puede ser ver este espectaculo a travez de la ventana y la comodidad y la seguridad que te dad tener a los pollitos a buen resguardo.
Dia perfecto para pasa en familia...Alatul!!! no mas

Anónimo dijo...

en la tormentas los estragos que se porducen en el campo son increibles, se habla de sandiales que se pierden bajo medio metro de arena, el aire es sumamente calido, produce deshidartacion y la arena "raya" la fruta y se pierde meucho, eso sumado a las perdidas de plasticos de invernaderos y demases...ese dia estaba en el campo dentro de un invernadero, di instrucciones telefonica de realizar una aplicacion pues todo era normal, a los 10 minutos llame al ingeniero para asegurarme que la aplicacion hubiera comenzado, la respuesta del ingeniero fue "no hemos comenzado", acto seguido la cantidad de improperios por mi parte en diversos idiomas fue una reaccion de segundos.... al salir del invernadero para dirigirme a la zona de aplicacion y continuar expresando mi furia ya que dentro solo se sentia que habia viento, me encontre de frente con semejante espectaculo, todo oscuro, calido absoluto, imposible mantener los ojos abiertos ante lo cual mi siguiente llamada fue para decir "disculpen, guarden las maquinas...mafish rush jaalas (no hay aplicacion)", en pocos minutos todo cambio, ese dia planifique venir a cairo y obviamente no pude, el riesgo en la carretera es enorme, el viento incluso puede sacar tu auto fuera de la carretera y depositarte en el desierto...malesh....al siguiente dia todo fue normal, cosas del desierto.

Anónimo dijo...

Para poder seguirte, "Z" es Zaxaro y vive en Cairo...que bueno que se puedan saber mas cosas desde otras personas de alla, solo te pido que sigas contando, me gusta mucho leer tu blog, tu palabras me suenan muy familiares.
Desde Lima, Peru.

zaxaro dijo...

Anonimo, puedes comparar la foto de portada con la publicada en este mismo blog el 25 de Sept, es la misma toma, la vista cambia radicalmente con una tormenta de arena

Ivana Carina dijo...

Wuawww! Me quedé pegada al monitor leyendo tremenda descripción!!!
Qué.... ¿terror?, no saber el momento preciso en que llegan y me imagino tu 1º vez, debés haberte asustado un montón, no???
Pero como decís, con los años, aunque no te acostumbres ni se puedan controlar, estás preparada para recibir las tormenta de arena....
Cómo en las películas de Omar Shariff!!! ajajjaja!
Besotes, F.! :P ♥♥♥

SHE dijo...

F ( me frustra decir la letrita nomàs!)... sabes? cada post descubro a una mujer de las que yo llamo de garra, esas que no se amilanan con nada sino al contrario le sacan provecho a todo!, me maravilla que hasta a lo negativo le das un sentido positivo, jajajaajaja, desde que vine la primera vez solo daba "vistazos" no puedo parar! me tienes superenganchada ! lo bueno que mañana es domingo."Ojala" jajajaja pueda descansar, tengo un montòn de cosas que hacer ... Recuerdo ue estos vientos con restos de arena ,llegan a las islas canarias.En la isla del Hierro, dejaron de sembrar plàtanos por el daño que causaban ,ahora su principal producciòn son las piñas, que son mas aguantadoras y requieren menos cuidado.

besos

sigo!

Mi vida en 20 kg. dijo...

Y yo a ti te digo She, sera Shela jajaja...gracias por tus palabras de verdad...aca va para que pongas 2 letritas mas FER...
Snif, que lindas palabras...estoy respondientdo todo...acuerdate que estamos en paro...yo hoy no salgo de casa y ya es el medio dia...tu a dormir.