lunes, 27 de octubre de 2008


Los números en árabe fueron mi primer conflicto en Egipto, me costo aprenderlos y claramente son de primera necesidad.

Por un lado el dibujo es distinto a la numerología que normalmente usamos y por otro está la forma de leerlos.

Los números que mas problema me dieron fue el 0 (cero) que se representa por un punto (.) y el 5 (cinco) que es algo muy parecido al 0 (cero) pero en forma de huevo (ver dibujo).

Mas de alguna vez pase por alto los puntos y termine peleando precios que no debía ya que yo leía 12. doce y era 120 (No tengo teclado en árabe, por eso uso estos números)

Además de los dibujos esta la forma en que se leen los números, si bien se escriben de izquierda a derecha en el caso de las decenas se lee primero la unidad y luego la decena, por ejemplo:

43 cuarenta (decena) y tres (unidad) en árabe ese numero se leerá teleta (unidad) arbain (decena), primero la unidad y luego la decena.

En el caso de 143 se lee primero la centena luego la unidad y por ultimo la decena, quiere decir mella (cien) teleta arbain, que en español nos sonaría a ciento tres cuarenta.

Para obtener la decena se le agrega a la unidad la terminación in, teleta (3), teletin (30), khamsa (5) khamsin (50), la excepción esta en el 20 que se dice acherin que significa dos veces 10 (achara).

Lo primero que hice fue aprender el nombre de cada numero y para eso los recitaba el día entero igual como lo hace un niño cuando los aprende, luego los dibujaba (mal), me quedaban horribles, pero de apoco he afinado el pulso. La etapa final fue juntar y leer números grandes.

Soy honesta en reconocer que cuando me dicen un número a mi cabeza no llega de inmediato, debo pensarlo y descifrarlo, además tengo un par de trucos para leerlos, ya que el 7 y 8 me complican, así que cuando veo 78 me verán haciendo un gesto con las dedos de “V” y luego hacia abajo.

Espero haya sido clara mi explicación numérica, aunque lo dudo ya que es un enredo.

Notas:

-Escribo los números como me suenan, además que la pronunciación de ellos dependerá del país árabe en que te encuentres.

- La Kh tiene un sonido similar a la “J”.

- Los números que ven abajo me suenan así:

1 guajit
2 egnen
3 teleta
4 arba
5 jamsa
6 zeta
7 saba
8 tamania
9 tesa
0 sefr

domingo, 26 de octubre de 2008


Chile es un país largo que esta dividido en regiones, cada región tiene comunas y hoy se votara por el gobierno de cada comuna.

Este gobierno esta compuesto por un Alcalde y sus Concejales, estos últimos van en relación a la población de cada comuna.

Como expatriados debemos presentarnos en la Embajada o Consulado a excusarnos, este es un trámite obligatorio que en caso de no realizarse caes en falta y posterior multa.

Los expatriados no tenemos derecho a voto.

El voto en Chile es obligatorio a las personas mayores de 18 años inscritas en los registros electorales, la inscripción no es obligatoria.

El derecho a voto para los que viven fuera del país es un proyecto de ley que da vueltas en las cámaras parlamentarias hace muchos años, pero que no logra concretarse.

Por un lado están los que creen que los que viven hace mucho tiempo fuera del país están ajenos a la política nacional y por otro lado están los que apoyan darles el voto (esto en explicación simple, ya que tiene muchas aristas).

Desde mi punto de vista se debería encontrar el equilibrio, ya que por ejemplo en el caso de las municipales que hoy se celebran muchos no sabemos siquiera quienes son los candidatos, esto básicamente por lo localistas que son estas elecciones.

Pero por otro lado en las presidenciales los votos de los extranjeros pueden hacer una tremenda diferencia en el país y aunque lleves mucho tiempo fuera si puedes saber los planes y las tendencias de cada candidato.

Como sea hoy solo me queda excusarme y evitar la multa.

miércoles, 22 de octubre de 2008


Estoy en proceso de cambios y estos cambios si bien son amplios también implican cosas domesticas.

Dentro de estas cosas esta la compra de un mueble de cocina.

Para ello recurrimos al chofer (conductor los llaman los españoles y la verdad es que me gusta mas la palabra).

Con él salimos en búsqueda del muble, partimos por las tiendas especializadas, muy estilosos, prácticos, funcionales y carísimos.

Luego de recorrer el área de Mohadessin, Hossan, el conductor nos dice que nos llevara donde el Sheik de los muebles de cocina.
(Sheik es un hombre religioso.)

No podría decir donde se encuentra este lugar ya que cruzamos el río Nilo dos veces y la línea del tren que jamás había visto en Cairo.

Nos adentramos en unas calles estrechas y de tierra, donde la ropa cuelga de las ventanas, donde la mayoría de los vehículos eran caballos y burros y todas las mujeres llevan el velo y galabellas.

Llegamos donde el Sheik, que era realmente un Sheik, de esos de barba larga y cabeza despoblada.

Yo ya había pensado que era una falta de respeto llamar a alguien “El Sheik de los muebles de cocina” me sonaba al “Rey de los porotos”, pero el hombre era Sheik y hacia muebles de cocina, no había error en llamarlo así.

Primero se bajo del auto Hossan y explico nuestra visita, no es normal que Jaguagas (extranjeros) estén en la zona, luego se bajo mi marido, el cual saludo al Shek de la mano y comenzaron a conversar.

Al ser yo la más interesada en el dichoso mueble, se entiende que soy quien mas usa la cocina, decidí bajarme del auto.

El Sheik no extendió la mano, por lo que yo tampoco, me ofreció una silla y como es normal algo de beber.

El respondía mis preguntas a mi marido o a Hossan, no me miraba, para el yo solo era una voz, mi cuerpo no estaba ahí.

Antes de terminar el diseño del mueble, ver colores y tomar la decisión “A” (mi marido) saco un cigarrillo, yo tome otro, el Sheik retrocedió, dijo unas palabras en árabes y Hossan comenzó a disculparse, me pidió que saliera del negocio ya que el Sheik no podía estar en presencia de una mujer que fumara.

Yo sin mayor complicación me pare, salí y me senté en el auto.

Una vez que estamos nuevamente los 3 camino a casa pregunte que había pasado, ya que en Egipto se fuma en todas partes, incluso en las consultas medicas y Hossan me explico que el problema no era el cigarrillo, el problema era que una mujer lo estaba fumando y que para el Sheik cualquier mujer que fume es mala y que el no podía presenciar eso.

Veremos si le hace el mueble a esta mala mujer.

(Quiero pensar que lo de “mala mujer” se debe a una incorrecta traducción desde el árabe al ingles (bad woman) y de ahí al español)

lunes, 20 de octubre de 2008



Para los musulmanes la religión esta por sobre las leyes, la religión es su vida.

Yo soy católica, de esas católicas a “mi modo”, no voy mucho a misa, pero si he cumplido con los sacramentos, soy bautizada, hice la primera comunión, me confirme, me case y también espero tener el ultimo sacramento antes de morir.

Cuestiono muchas cosas de la iglesia creada por los hombres, no siempre estoy de acuerdo con las posturas de mi religión, pero sigo siendo una católica.

Acá he vivido en medio de otra religión, una religión que pensé estaba muy lejos de mis creencias, una religión que era para fanáticos.

Quería entender mas esta religión que hace que sus seguidores sean tan fieles y así leí el Coran, pregunte todo lo que no entendía, he tratado de respetar las opiniones y las opciones.

Después de todo este tiempo siento que mi fe se a reforzado a un extremo que no sabia que fuera posible, creo en Dios como nunca y esto se lo agradezco a los musulmanes. Quizás la forma es distinta, pero el fondo es el mismo, todos necesitamos creer.

Se que rezamos al mismo ser, no importa el nombre que le pongan, no importa que ellos le digan Alah y yo le diga Dios.

No importa que ellos crean que Jesús fue un profeta que vino antes que Mohamed, y no el hijo de Dios, ambos dejaron enseñanzas de vida que todos deberíamos tomar.

Siempre que le preguntas a un musulmán ¿cómo estas? responden Alhamdulila (con la gracia de Dios), quizás no están bien, puede ser que tengan miles de problemas, a veces no tienen ni para comer, pero ellos dan primero gracias a Dios, dan gracias por estar, dan gracias por vivir.

Esto es algo que no quiero olvidar, no quiero quejarme, no quiero ser una mal agradecida, quiero agradecer por mis hijas, por mi marido, por mi familia.

Me cuesta no enojarme porque las cosas no resultan, porque no son como quiero, las cosas en la vida no siempre son fáciles, no siempre llegan en el momento que las necesitas, las esperas son largas y las angustias grandes, pero se me viene a la cabeza el Alhamdulila y me doy cuenta que estoy errada, que debo corregir. Esto se lo debo a ellos, a los musulmanes.

viernes, 17 de octubre de 2008

PAZ Y BIEN


Últimamente y a raíz del concurso de 20 minutos la palabra “expatriado” (que no me gusta, ver entrada) esta constantemente en mi cabeza, no solo como palabra, si no por lo que significa vivir fuera del país de origen.

Los que tomamos la decisión de emigrar dejamos familia, amigos y en mi caso por la distancia, sabia que me perdería muchos eventos importantes y significativos.

Yo estudie en un colegio católico que era dirigido por un cura belga, un hombre que marco la vida de muchas generaciones, para él libro El Principito era una enseñanza de vida y debíamos leerlo cada año, ya que dependía de tu madurez las enseñanzas que te quedarían.

El Principito esta en el estante de libros de mis hijas y fue parte de mis 20 kg.

El cura repetía que el pasado es lo único que te pertenece y que debías cuidar decisiones para no cargar con un pasado de errores que marcan tu futuro.

A mi colegio se entraba por merito y no por dinero, las diferencias sociales nadie las notaba, todos teníamos el mismo valor como persona. Cada familia pagaba al colegio lo que podía, los que tenían mas pagaban mas a conciencia y los que no tenían, simplemente no pagaban.

Era un colegio estricto en disciplina, pero grande en valores, en respeto, solidaridad y para mi enorme en recuerdos.

Este año, para ser mas precisa esta sábado, se celebran los 20 años de egresados de mi promoción escolar.

Hace ya unos meses comenzaron los correos, los compañeros empezaron a buscarse, querían celebrar, querían reunirse y finalmente lo lograron.

Estos meses de correos y mensajes han sido un regreso emocional al pasado, a ese pasado sin preocupaciones, si grandes responsabilidades, donde nuestro único objetivo era crecer.

Muchos perdimos contacto después de salir de colegio, así que se decidió que cada uno contara (vía email) que había sido de sus vidas en estos 20 años y si bien cada historia es única, todos mantenemos nuestra esencia, nuestras ganas de crecer, de ser felices.

En estos meses cada día mi casilla de correo esta llena de nombres que creía olvidados, de caras que regresan a mi mente, de emociones que disfruto y he compartido con mi familia.

Como anécdota quiero contar que en el colegio me decían “Flaca” (por que era muy delgada), mis hijas han participado de este encuentro, les he leído algunos correos y mostrado fotos de cuando yo tenia 16 años, en uno de los correos un amigo empieza diciendo “Hola Flaquita” y mi hija mayor me preguntó “Mami este amigo tuyo no lo ves hace 20 años, ¿cierto?”, si le respondí, a lo que ella agrego “ Ya me parecía, mira que te siga diciendo Flaca si ya no lo eres”.

Este sábado es el gran encuentro, la fiesta de celebración, me gustaría mucho estar allá, la distancia y la fecha no me lo permitieron, pero desde el corazón los acompaño.

El solo estar en contacto nuevamente con mis compañeros, el saber que nuestro pasado en común nos une hace que me sienta feliz y agradecida de lo que mi colegio me dio.


PAZ Y BIEN PARA TODOS!!!!!

lunes, 13 de octubre de 2008

Cuestionario egipcio


En Chile a la gente curiosa, que pregunta mucho, que quiere saber cosas del resto les llamamos copuchentos, los egipcios son muy copuchentos.

Después de estos 3 años me he dado cuenta que las preguntas son siempre las mismas y no importa donde estés, ya sea en un taxi, en el supermercado, en la consulta del doctor, ellos siempre buscar la manera de que les respondas.

Al principio me sentía complicada, casi invadida, no entendía el afán de buscar información en una persona a la que no verían nuevamente y por otro lado una extrajera mas dentro de los miles que viven en Cairo.

Contare las preguntas con el mejor ejemplo que tengo, esto me paso en la consulta del doctor.

Como es normal en Egipto, nadie es puntual, ni siquiera en doctor, yo llegue a la consulta a las 3 pm, hora de mi cita, el doctor llego una hora y media después.

Fui la primera y me senté, esperaba y esperaba cuando entro otra Señora o Señorita, quien sabe, vestía completamente de negro, con el velo y la cara tapada, solo le vi los ojos cuando se saco los lentes de sol.

A los 5 minutos, ellas comenzó con el contacto visual, yo suponía, por los ojos que se sonreía, una vez que le respondí la sonrisa empezaron las preguntas:
(Todo en árabe, escribo como me suenan las palabras, estoy segura que nos la manera correcta)

Ella: Enti Masareia (Eres egipcia?)

Yo: Laa (No)

Ella: Enti christian? (eres cristiana?)

Yo: aiowa (Si)

Ella: Ana Muslem (yo soy musulmana)

Yo: (con ganas de decir si me soy cuenta), solo me sonreí.



Ella: Esmiq e?: como te llamas

Yo: después de 3 años, he aprendido que mi nombre no lo entiende nadie, así que opto por responder María o Lili o el primer nombre que se me venga a la cabeza….pero esta vez dije María.

Ella: Enti git fen? (de donde eres)

Yo: (respuesta complicada, ya que no saben donde esta mi país y comienza la explicación) Chile, Shili, America latineia (America latina), America genovella (america del sur), como me doy cuenta que no sabe le pregunto, Enti arf Argentina? (sabes donde esta argentina???)

Ella: con ojos de “si entiendo” me dice America Bush

Yo: Laa!!!!! Mafish mushkela (No!!!...pero no hay problema déjalo así), me rindo, en caso que fuera un hombre quien hace la pregunta me es suficiente decir Enta arf Zamorano o Salas? (tu conoces a Zamorano o Salas, jugadores de football chilenos) y ya saben cual es mi país.

Luego viene la pregunta de rigor, que en lo personal es la que mas me llama la atención,

Ella: Enti masgut? (Eres feliz?)

Yo: Uf pienso tantas cosas y me da ganas de dar un tremenda explicación de la felicidad, pero me limito a decir aiowa (si)

Ella comienza hablar en árabe muy rápido, yo no logro retener ni una palabra y termino diciendo, Ana calendu el arabic shuaya (yo solo hablo un poco de árabe)

Y en este punto llega el silencio, ya sabe todo lo que quiere de mí y no me dio ningún dato de ella, bueno, yo tampoco pregunte.

En el silencio me paro de la consulta y salgo a fumar un cigarrillo, cuando regreso había un matrimonio y su hijo en los asientos que yo usaba, así que me siento en otro que es para 4 personas, la mujer de negro le comentaba a la madre del niño, que yo era cristiana de America y que casi no hablaba árabe, así que ella no me pregunto nada, ya sabia todo.

Al poco rato entra otra mujer y sus dos hijas, ellas eran claramente Coptas, sin velo y con el tatuaje de la cruz en la muñeca, intente no hacer contacto visual, pero ella se sentó a mi lado y en voz muy baja, casi susurro, empieza el interrogatorio, “Enti masareia?”…..uf me dieron ganas de decirle pregúntale a la de negro, ella sabe todo, pero no lo hice y comencé a responder lo mismo, con la salvedad de que ella se puso muy contenta que me llamara María y que fuera cristiana.

Estros diálogos de repiten cada día, aun no entiendo la razón, definitivamente son muy copuchentos.

De estas preguntas he podido aprender que lo mas importe es de qué religión eres, el resto da lo mismo, podría decir que soy de China y estaría ok, podría decir que me llamo Pedro y no habría cuestionamiento, sola la respuesta de la religión provoca alguna reacción.

Yo no puedo dejar de responder, me da pena, lo siento una falta de respeto, aunque quizás debería decir que no hablo nada de árabe y listo, pero por alguna razón extraña respondo y doy información.

Uf, se me olvida la frase final de las preguntas “Welcome to Egypt”






jueves, 9 de octubre de 2008

Wust el Balat

La música árabe es mucha y variada, en lo personal el grupo que mas me gusta es uno egipcio, los Wust el Balat que significa down town o centro de la ciudad.

El año pasado fuimos con las niñitas y un grupo de amigos a un concierto que dieron al aire libre en el Opera House de Cairo.

Si bien el video que pongo no es de mi canción favorita lo hago por dos razones:

1.- El video consigue mostrar el Cairo real, su gente, las calles, los vendedores de carcade, los taxis, los chocleros, la gente, en este video esta lo que yo veo cada dia.


2.- No entendía el porque la canción, que habla del centro de la ciudad, de su gente, del calor, incluía la melodía de la “Cucaracha”, me parecía raro, incluso infantil, pero hace un tiempo entendí la razón y no es mas que las cucarachas son parte de este lugar, están en todas partes, nos invaden y para peor desgracia vienen a morir a mi cocina.

Dar pausa al reproductor de musica.

miércoles, 8 de octubre de 2008

Desde mi ventana II

Se termino Ramadán, la ciudad regreso de golpe a la normalidad, con los tacos y la congestión propia de Cairo.

El otoño se resiste a llegar, las temperaturas siguen cada día sobre los 30º llegando a veces a 38º.

Desde mi ventana se puede disfrutar la vista del río Nilo y la Isla de Zamalek, en ella se encuentra la Torre del Cairo.

La Torre del Cairo tiene una altura de 187 mts. y es 43 mts. mas alta que Gran Pirámide de Keops.

Los egipcios aman las luces, la ciudad siempre esta llena de lámparas y focos que iluminan y dan color a las calles, recién llegada a esta ciudad le pregunte a una egipcia el porque de las luces, quizás había alguna fiesta o se celebraba algo especial, su respuesta fue que a los egipcios les encantan las luces y las instalan sin razón alguna, hoy después de 3 años doy fe de ellos, la ciudad siempre esta lista para celebrar lo que venga.

La Torre no quiso ser la excepción y luego de un prolongado periodo de reparación la vistieron de árbol de navidad, ahora la Torre destella miles de luces que van cambiando de color.

Este fin de semana, por término de Ramadán o por la celebración del día de las fuerzas armadas (aun no sabemos la razón) la Torre además de las luces nos deleito con fuegos artificiales.

Desde mi ventana tambien puedo disfrutar...